Trazabilidad e identificación industrial
(+34) 951 38 49 42 / (+34) 656 949 477 hola@trazatech.com

Impresora de etiquetas

Son muchos los negocios los que están utilizando una impresora de etiquetas. Estas impresoras industriales  son muy versátiles, capaces de adaptarse a diferentes sectores la industria como la alimentación, automoción, logísticas, químicas, hospitales,  laboratorios,  Retail  entre otros muchos  con funciones muy variadas.

En todas estas  empresas  se utilizaban anteriormente otros tipos de impresoras—- pero estas ya han quedado obsoletas. La necesidad de nuevas normativas, nuevas exigencias  hacen que la  renovación normalmente se relaciona con que los sistemas de etiquetado actuales no están al nivel de las exigencias funcionan, o bien con que tienen unos costes muy elevados.

Por supuesto, estas empresas saben lo importante que es asesorarse a la hora de  comprar una  impresora de etiquetas y es que, debido a su sistema de negocio, no se pueden decantar por cualquier opción. Apuesta por grandes marcas y por modelos que realmente cubran con sus necesidades.

Sin más dilación, hemos preparado una comparativa en la que analizamos las 12 mejores impresoras de etiquetas del 2020.

Las 12 mejores impresoras de etiquetas del 2020

Industrial 4″

Impresora de etiquetas Toshiba EX4T1

Empezamos con esta impresora de etiquetas de la marca Toshiba que se ha convertido en un modelo líder el mercado. Y es que no podría ser de otra manera, teniendo en cuenta el fuerte referente de la marca.

Este modelo ha sido diseñado con el objetivo de adaptarse hasta a los entornos laborales industriales más exigentes de cualquier parte del planeta.

El modelo Toshiba EX4T1 se caracteriza por ofrecer altas prestaciones con costes operativos muy reducidos, además de contribuir a incrementar el rendimiento de la empresa debido a la calidad y a su velocidad claramente superior a otros modelos del mercado. Funciona a una velocidad de 14 pps, lo que supone un incremento de un 44% en comparación con las impresoras de la gama SX.

Para conseguir este rendimiento, la marca ha conseguido reducir el consumo de energía al mínimo. Por otra parte, su cabezal de impresión es de larga duración, optimizando así lo costes relacionados con este proceso. Tiene función de carga automática centrada del papel, sistema de doble control de cinta, cabezal de impresión en vértice o en plano y, de forma adicional, se puede conseguir también un práctico ahorrador de cinta.

Es fácil de utilizar y de mantener.

Otra de las claves de la impresora de etiquetas Toshiba EX4T1 es que se ha diseñado con prestaciones únicas, fruto de mucho tiempo de investigación y de siempre haber tenido en cuenta la opinión del cliente.

Además de todo lo anterior, llama poderosamente la atención por resultar muy fácil de manejar gracias a la presencia de una pantalla diseñada con tecnología LCD.

Impresora de etiquetas Honeywel PX4i

Honeywel es otra de esas marcas en las que podemos confiar para comprar una impresora de etiquetas industrial. Con el tamaño de impresión de 101.6mm, se caracteriza por ofrecernos un rendimiento que valoraremos mucho en la actividad de la empresa, una conexión inalámbrica segura con sistema de encriptación WPA2, certificados con CCX y WiFi, además de compatibilidad total con IPv6, lo que nos garantiza que adquirir este modelo es una inversión que empezaremos a amortizar desde el primer momento.

Es muy sólida: se ha diseñado en metal muy resistente. Si se busca una impresora pensada para adaptarla a entornos hostiles en cualquier momento del día, durante todos los días de la semana, este modelo responderá a la perfección.

Gracias a su diseño modular, tenemos una impresora versátil para facilita la integración de aplicaciones de etiquetado que funcionen de manera automatizada.

El cabezal de impresión es intercambiable: el operario podrá elegir la resolución de impresión que más le interese, entre los 203 o los 300 DPI. La sustitución del cabezal se puede llevar a cabo gracias a su práctico diseño QuickMount.

A pesar de que todas estas especificaciones pueden parecer algo complicadas para el usuario, lo cierto es que el manejo de las características de la impresora es muy sencillo de controlar: todo se hace a través de un teclado completo que permite simplificar el ajuste y la configuración de la máquina.

Las impresoras Honeywell PX4I están disponibles también en configuraciones RFID: tienen capacidad para imprimir etiquetas RFID de manera simultánea y con una agilidad única.

Impresora de etiquetas SATO CL4NX Plus

Muchas empresas ya se han decidido por la impresora de etiquetas Sato CL4NX Plus. Estamos hablando de un práctico periférico que permite mejorar la precisión y la velocidad de impresión de la compañía. Incrementa la capacidad operativa del negocio haciendo un completo salto de generación, apostando por tecnología pionera.

Trabaja con un ancho de impresión de 104 mm (el equivalente a 4,09’’), la resolución de la impresora puede ser de 203, 305 y 6090 (sistema de selección automático), las velocidades pueden ser de 152 o de 355 mm/s y el manejo de todas las funciones es muy intuitivo. Todas las configuraciones se tienen que controlar a través de una intuitiva pantalla confeccionada con tecnología LCD TFT, a todo color, con un tamaño de 3,5’’ (320 RGB X 240).

En la pantalla nos irán apareciendo las indicaciones a seguir, además de un vídeo de instrucciones para agilizar la curva del aprendizaje. Gracias a estas funciones de soporte a través de la pantalla, conseguiremos ahorrar costes, reducir los tamaños de las etiquetas que ya existen, y minimizar la posibilidad de que se produzca un fallo o desperdicio.

La impresora de etiquetas SATO CL4NX Plus integra una memoria integrada de tipo Flash ROM de 40M, y una SD RAM de 64 MB.

Cuenta con tecnología WiFi para conseguir una interconexión óptima con otros dispositivos. Tiene certificación WiFi, utiliza el protocolo IEE 802.11 a / b / g / n para funcionar, es compatible con banda doble a 2.4Ghz o a 5Ghz y también con la tecnología de WiFi Direct.

Impresora de etiquetas Honeywell PX940

La Honeywell PX940 es un periférico que lleva nuestro negocio a un nuevo nivel, y es que cuenta con un sistema de verificación integrada de etiquetas. El cliente podrá conseguir la máxima precisión a la hora de hacer diferentes trabajos, incrementando así la eficiencia del negocio, al mismo tiempo que se reducen los costos.

Esta impresora es muy rápida, siendo capaz de alcanzar velocidades de impresión de hasta los 350 mm/s (14 pps). Pero no solo consigue esta gran velocidad, sino que también es muy precisa; en concreto, consigue una impresión con una precisión de +/- 0.3 mm. Con su tecnología avanzada, es capaz de eliminar virtualmente las etiquetas y los códigos de barras que no tengan mucha calidad y que, de alguna manera, queden ilegibles. También nos indica inmediatamente el grado ANSI de cada etiqueta.

Su software de inteligencia operativa monitoriza la actividad y nos ofrece un completo análisis de datos predictivos sobre el estado en el que se encuentra la impresora. Así, los administradores podrán supervisar la flota de impresoras, evitando que se produzcan problemas. Esto garantiza que la impresora durará el máximo tiempo posible.

Es muy fácil de utilizar, y ni tan siquiera se requiere de un pc para su control. Cuenta con una pantalla táctil que funciona a pleno color, además de un sistema muy fácil de carga rápida a través de un lateral.

Cuenta con conexión bluetooth, de tal manera que es posible mandar información a la máquina sin tener conexión física con ella.

Gran formato

Impresora de etiquetas Toshiba 852

Si estás buscando una impresora de etiquetas de gran formato, la Toshiba 852 es lo que necesitas. Estamos hablando de un modelo de gran tamaño, diseñada con una estructura robusta, aunque su cuerpo es bastante compacto para no ocupar demasiado.

Utiliza lo último de lo último en tecnología, permitiéndonos conseguir una gran velocidad de impresión. Gracias a su compatibilidad con una gran serie de interfaces (como es USB 2.0 o su red interna), podrá adaptarse a las necesidades de la entidad, funcionando a la perfección con la mayoría de los equipos existentes.

El ancho máximo de impresión de esta impresora es de 216 mm y su resolución de 300 dpi. No solo nos permite imprimir etiquetas a gran velocidad, sino también con unas condiciones de calidad que se consideran prácticamente inmejorables.

En el caso de que la compañía ya tuviese el modelo anterior está de suerte: y es que tanto los consumibles, como el software, es compatible con esta impresora. Ni hará falta actualizar ni empezar a comprar otros consumibles.

Además, la marca ha integrado interesantes prestaciones para utilizar de manera conjunta con esta impresora, como el control total de las impresoras de Toshiba conectadas a la red, conocer la información del sistema de la versión del firmware a través de la red local, conocer el estado de los periféricos, ver las alertas, incluso hasta obtener al número de centro de atención técnica.

Impresora de etiquetas Sato M10

Otro interesante modelo de impresora de etiquetas de gran formato es el modelo Sato M10. Se ha diseñado para aplicaciones de fabricación industriales (se puede utilizar para productos electrónicos, para el sector automotriz, industrial, para la industria química, entre otras), con un cabezal de impresión que tiene un ancho regulable entre 5.2 y 11.8’’. Tiene capacidad para imprimir hasta etiquetas de gran formato sin necesidad de girar la imagen.

La velocidad a la que puede imprimir dichas etiquetas es muy elevada, de 5 pulgadas por segundo.

Para gestionar todas estas funciones, la marca le ha integrado un procesador RISC que funciona a 32 bits. Cuenta con una memoria de 16 GB de RAM y 6MB de memoria Flash (con 4 MB reservados para la descarga de formularios y fuentes).

El tamaño de esta impresora es de 475 mm 313,4 x 274,2 mm, es capaz de funcionar a una temperatura comprendida entre los 5 y los 40ºC y el voltaje que requiere para funcionar es de 100-240V (con sistema de auto-cambio) a 560W.

A diferencia de otras marcas especializadas en la fabricación de impresoras de etiquetas, lo cierto es que Sato no cuenta con tantos modelos. Este es uno de los más valorados del catálogo, además de ser de las mejores impresoras que se pueden encontrar en el mercado.

Mid Range

Impresora de etiquetas Zebra ZT220

La marca Zebra se ha hecho eco de toda la información que recibió por parte de los clientes de la gama de impresoras anterior para crear el modelo ZT220. Este nuevo modelo abre una gama de impresoras con prestaciones únicas, capaces de conseguir un diseño propio de lo más característico, son fáciles de configurar, son sencillas de usar por parte del usuario, además de requerir de muy poco mantenimiento.

La empresa puede comprar la impresora de etiquetas Zebra ZT220 tanto como si es la primera vez que usa este tipo de impresora, como si quiere renovar a una mucho más potente y funcional.

Se presenta con un ancho de impresión de 104 mm, alcanza una resolución de 203 dpi y puede funcionar a una velocidad de 152 mm/6 pulgadas por segundo.

Para garantizarnos la máxima duración al paso del tiempo, Zebra ha construido esta impresora en metal, con una cubierta de plástico que le conferirá una gran protección. También tenemos la opción de comprar el modelo ZT230, con la particularidad de que en este caso tendremos una cubierta de metal.

Para controlar la impresora, el usuario tendrá que interactuar con una intuitiva pantalla LCD. El sistema de control se basa en iconos y teclado por lo que, aunque nunca hayamos usado una de estas impresoras, no tardaremos en dominarla.

En cuanto a opciones de compatibilidad, este modelo nos permite conectarnos mediante USB en tipología 2.0 o con cable de serie RS-232.

El sistema de carga de consumibles es muy sencillo, consiguiéndose a través de uno de los laterales. Así se facilita tanto la carga del material, como de la cinta.

Está homologada por Energy Star, lo que nos indica que el consumo será ajustado, pero respetando siempre el máximo rendimiento posible.

Impresora de etiquetas Honeywell PM42

Honeywell también nos propone el interesante modelo PM42. Se ha diseñado con una estructura muy sólida que le permite aguantar el paso del tiempo a la perfección. Su interfaz resulta muy intuitiva y se adapta a la perfección a todo tipo de entorno industrial, como puede ser en centros de distribución, en el sector de transporte y ventas, entornos de fabricación variados.

Se recomienda para todas aquellas organizaciones que imprimen una cantidad de 5000-15000 etiquetas a diario. La velocidad de impresión es de hasta 300 mm/s (el equivalente a 12 ips).

Su máxima anchura de impresión es de 108 mm, a 203 dpi.

En cuanto a sus interfaces de configuración, esta impresora de etiquetas se puede conectar a la red local a través de conexión Ethernet 10/100 Mbps, con RS-232 hasta 115.2KB/s), así como con protocolos de serie tales como Fingerprint, DSR7DTR o IPL. También es compatible con USB 2.0, USB Host X1 o con IEEE 1284 en paralelo (opcional).

Su pantalla LCD es a todo color. En cuanto al idioma, este lo encontramos disponible en español, además de en

Una de las razones para apostar por una impresora de etiquetas de Honeywell es que estamos hablando de una marca que goza de una gran trayectoria a sus espaldas, y que cuenta con un soporte técnico óptimo. En el caso de que tengamos algún tipo de problema, si la impresora se comporta de forma anómala, o cualquier duda, podremos ponernos en contacto para recibir asistencia inmediata.

Impresora de etiquetas Toshiba BA 420

Terminamos el bloque de impresoras de etiquetas mid Range con este modelo que también se considera muy interesante. Utiliza una tecnología de procesador avanzada, consiguiendo la máxima eficiencia y productividad.

Emplea conexiones avanzadas de interconexión inalámbricas, como puede ser WiFi de doble banda opcional (2.4 Ghz o 5Ghz), además de tecnología NFC para lograr un emparejamiento sencillo utilizando la tecnología Bluetooth.

En comparación con el modelo anterior, con la impresora BA 400, se ha conseguir incrementar la velocidad máxima de impresión a un total de 203 mm por segundo (si hacemos los cálculos, descubriremos que esto supone un incremento de un 25%).

No solamente se ha mejorado la velocidad, sino que también se han minimizado los errores; se han eliminado prácticamente el 100% de las incidencias que provocan el paro de la máquina, adaptándose hasta a las condiciones más exigentes.

Una de las claves que nos explica el éxito de esta impresora es que la Toshiba la ha diseñado con un sistema operativo pensado para el futro. Es capaz de emular diferentes lenguajes de impresión, por lo que se puede adaptar a entornos tecnológicos más complicados. Hacer una inversión en esta máquina nos da garantías de futuro, y es que se podrá adaptar a lo que está por llegar.

Las cintas de impresión de Toshiba están debidamente homologadas y, debido a su calidad, son reconocidas y recomendadas a diario por muchos negocios a lo largo del mundo.

Esta es otra de las impresoras de etiquetas que deberías sopesar comprar.

Desktop

Impresora de etiquetas Honeywell PC42T

La impresora Honeywell PC42T también se ha ganado su puesto en este listado de las mejores impresoras de etiquetas del mercado, en la modalidad de Desktop.

Admite una máxima anchura de impresión de 104.1 mm y una velocidad máxima de 101.6 mm/s. La resolución que puede conseguir es de 203 ppp y el método que utiliza para lograr un rendimiento tan avanzado es por transferencia térmica.

Podemos conectarnos con esta impresora tanto a través de la tecnología USB, como mediante Host USB, Ethernet interno o puesto en serie.

Como memoria estándar de origen, esta impresora cuenta con una memoria flash de 64MB, así como con SDRAM de 64MB. Como memoria adicional se le puede agregar un total de 32GB (esto se puede conseguir gracias a través de un lápiz de memoria USB que no incluirá la marca, sino que debe aportarlo el usuario, en el formato de partición FAT16 o FAT32).

Es muy fácil de instalarla y de hacerla funcionar. No tendremos que complicarnos mucho para que podamos imprimir con ella. Se puede adaptar a tamaños de cinta de gran tamaño, y tiene la capacidad de imprimir más tiempo antes de requerir de un nuevo consumible. Se adapta a consumibles de hasta 10 mm de ancho (el equivalente a 4,3’’).

Es una interesante opción para todos aquellos que busquen imprimir etiquetas térmicas por primera vez, o bien para aquellos que quieran una impresora avanzada, alejándose de los clásicos modelos de toda la vida (es decir, aquellas impresoras basadas en inyección de tinta o en láser).

Impresora de etiquetas Toshiba FV4

La impresora de etiquetas Toshiba FV4 ha sido concebida pensando en el cliente, facilitándole el manejo del aparato. Se presenta con un sistema de carga de papel que permite conseguir configuraciones rápidas, así como cambiar el combustible de manera rápida. En el caso de que haya que cambiar alguna parte crítica, como puede ser el cabezal de impresión o el rodillo, estos se podrán sustituir sin necesitar herramientas especiales.

La resolución máxima que puede conseguir es de 203 o 300 dpi, dependiendo de las necesidades de la empresa.

Una de las grandes ventajas de esta impresora de etiquetas es que se ha diseñado para ser muy compacta, para ocupar el mínimo espacio posible, pero sin sacrificar en prestaciones. Es muy discreta, flexible y potente, pensada para adaptarse a cualquier entorno y cumplir con las necesidades que se esperen de ella.

Su autonomía es muy elevada, y es que consigue unos 300 metros de cinta de impresión.

Toshiba le ha integrado una importante serie de aplicaciones que permitirán que el usuario pueda imprimir tanto en local, como remoto.

Tiene diferentes servicios de gestión de impresión, soporte de memoria a través de USB, cortadores adicionales, módulo de despegado, además de emulaciones e intérprete de comandos Basic (BCI).

Además, no importará cual sea nuestro idioma ya que esta impresora nos podrá entender sin ningún problema. También permite conseguir una sencilla integración con el sistema de impresión con el que contamos actualmente.

Impresora de etiquetas GK420

Nuestra última propuesta de este listado corresponde a la impresora de etiquetas GK420, de la marca Zebra. Está considerada como la impresora de sobremesa más vendida del mundo, caracterizada por tener un diseño único, por ser muy fiable y por reproducir el texto con mucha fiabilidad, así como el código de barras o los diferentes gráficos.

En cuanto a su conectividad, esta impresora tiene conexiones a través del puerto USB, paralelo y serie. Se puede actualizar con facilidad gracias a los lenguajes de programación ZPL y EPL.

La anchura máxima de impresión de este modelo es de 104 mm, admite una resolución máxima de impresión de 203 dpi y una velocidad máxima de 127 mm por segundo.

Otra de las características de esta impresora es que tiene capacidad para adaptarse a diferentes sectores, aunque, dependiendo del sector al que nos refiramos, existen algunas impresoras especiales. Por ejemplo, si necesitamos una que esté orientada al sector sanitario, podemos hacernos con la gk420 (está se encuentra disponible en una gran paleta de colores, especialmente pensada para adaptarse al entorno estéril del sector sanitario.

Este modelo de impresora funciona con impresión térmica directa: esto es muy beneficioso para la empresa, ya que permite una óptima simplificación de áreas, así como el ahorro de coste. La marca ha aprendido de los errores del pasado, lo que permite reducir la posibilidad de error, de que algo salga mal.

En comparación con otros modelos que tienen unas prestaciones idénticas o muy parecidas, este destaca por tener un precio de lo más ajustado, por lo que la compra al empezaremos a amortizar desde el primer momento.

Comprar impresora de etiquetas en Trazatech

Además de elegir una buena impresora de etiquetas, es muy importante tener en cuenta el lugar en el que la vamos a comprar. Lo interesante es que se trate de un proveedor en el que realmente podamos confiar, con experiencia,  que nos ofrezca todas las garantías y nos asesore de manera correcta, que identifique nuestra necesidad y nos oriente a la mejor solución.

Comprar una impresora de etiquetas en Trazatech es una opción segura. Aquí te damos algunas razones para hacerlo:

Empresa con identidad propia

Trazatech es una entidad que cuenta con una amplia experiencia en el mercado. La marca es gestionada por un amplio equipo de profesionales que se especializan en el ámbito de la codificación industrial y logística, identificación y trazabilidad.

Ofrecen diferentes soluciones reales que se adaptan a las necesidades de las empresas, desde productos a servicios que marcan la diferencia.

Son expertos en sistemas de etiquetado automático, en sistemas de control de peso, terminales de captura de datos, en marcaje y codificación, software etiquetado, en impresoras de códigos de barra, consumibles, así como en ofrecernos soluciones RFID.

Si quieres saber más sobre ello, puedes ver el vídeo de presentación de la empresa que podrás encontrar en la home de su web, arriba del todo.

Amplio catálogo

Trazatech aparece en el mercado con un amplio catálogo, pensado para satisfacer las necesidades reales de la empresa del momento. Ofrece soluciones a nivel industrial, como es el caso de sus impresoras de etiquetas.

Este catálogo está actualizado con la idea de que la empresa pueda llevarse siempre lo último de lo último en cuanto a tecnología pionera en el mercado se refiere.

Por supuesto, cuenta con las mejores marcas, aquellas que pueden darnos garantías si algo no sale bien.

También podemos hacernos con los mejores precios del mercado, sin sacrificar ni un ápice en la calidad.

Diferentes fórmulas de contacto

Tanto como si quieres comprar una impresora de etiquetas de Trazatech, como si tienes alguna duda o problema a tratar, la empresa pone a nuestra disposición diferentes fórmulas de contacto:

  • Teléfono: Si queremos recibir la atención más inmediata, tenemos la opción de llamar al número de teléfono (+34) 951 38 49 42. También podemos contactar a través del número de teléfono móvil que ponen a nuestra disposición, el (+34) 656 949 477). +34 623 355 069
  • E-mail: Podemos dirigir nuestra consulta al correo electrónico de hola@trazatech.com. pedidos@trazatech.com; sat@trazatech.com Estos expertos nos garantizan una respuesta lo más inmediata posible también a través de este medio.
  • Formulario de contacto: A través de la sección de contacto de su web podremos rellenar un formulario de contacto para recibir respuesta. En el mismo tendremos que indicar el nombre, e-mail, teléfono y el mensaje.

Estas son las 3 razones más destacadas por las que deberías comprar impresora de etiquetas en Trazatech.

¿Qué es una impresora de etiquetas?

Una impresora de etiquetas, tal y como su nombre indica, es un periférico que está pensado para la impresión de etiquetas. Esto tiene mucho sentido cuando estamos hablando de una empresa, a nivel industrial. Si calculamos la cantidad de etiquetas que se pueden imprimir al día, la calidad de la impresión que se necesita, los símbolos de los códigos de barras y otros factores, no tardaremos mucho en llegar a la conclusión de que no podemos optar por cualquier tipo de impresora, sino que debe ser una de calidad.

Todavía hay muchos lugares (como puede ser una oficina, un hospital, laboratorio, fábrica, entre otros lugares) que no han encontrado una forma eficiente de etiquetar los diferentes productos. Es posible que sigan usando clásicas impresoras, cuyas impresiones resultan muy caras u otros sistemas más obsoletos..

Las empresas habrán visto que sus necesidades han cambiado por el tiempo, pero no siempre cambian sus impresoras para adaptarse a la nueva situación. Por ejemplo, si la empresa todavía sigue utilizando una impresora de inyección de tinta, o una impresora láser, es muy posible que no estén consiguiendo una buena rentabilidad (estos problemas suelen ser de TCO de baja calidad cuando se intentan imprimir etiquetas con las impresoras convencionales).

Aunque lo más habitual es usar una impresora de etiquetas cuando se trabaja con una gran cantidad de etiquetas a diario, su uso puede salir también rentable si se emplea en volúmenes reducidos.

Las impresoras de etiquetas actuales son muy cómodas, podemos encontrar una gran variedad de consumibles para las mismas, nos ofrecen una gran calidad de impresión y, por supuesto, su rendimiento es más elevado cuando hay que crear códigos de barras.

Es cierto que las impresoras láser, así como las de inyección tinta, también se pueden utilizar para producir etiquetas, por lo que el operario debería tener claras las diferencias, las ventajas y los inconvenientes de las diferentes tecnologías.

Las impresoras láser revolucionaron el mercado, llegando al mismo con el propósito de imprimir documentos con gran calidad. Se caracterizan por ser rápidas, y por imprimir en color. En resumidas cuentas, son buenas para cumplir con el objetivo con el que han sido diseñadas… pero la cosa cambia cuando intentamos extender sus límites.

Si intentamos imprimir etiquetas con una impresora láser, lo primero que descubriremos es que el coste por etiqueta se incrementará de manera considerable. Por otra parte, el material adhesivo de cada etiqueta se acumulará en el interior de la impresora, lo que hace que el rendimiento de la misma se vea degradado. Incluso hasta podría llegar a producirse algún tipo de malfuncionamiento interno, como bloquearse el fusor o el foto-receptor. Esto puede ocurrir debido a que el recorrido que hace la impresora no es recto, sino que tendrá que pasar entre cilindros; esto puede hacer que las etiqueta se vayan despegando, hasta atorar el equipo.

Sin embargo, el principal problema de usar una impresora láser para imprimir etiquetas no es este, si no también el coste de los consumibles. La mayoría de los consumibles que encontramos en el mercado para impresoras láser que se utilicen en el ámbito industrial no se consideran lo suficientemente buenos ni duraderos.

Pero todavía hay más: estas impresoras se diseñan con el objetivo de imprimir páginas enteras; en el caso de que se quiera imprimir tan solo una etiqueta, tendremos que colocar una completa hoja de etiquetas, desechando una gran parte del papel, o teniendo que hacer una larga serie de pasos que complicará o encarecerá el proceso.

Lo mismo ocurre con las impresoras de inyección de tinta; tienen las mismas desventajas que las impresoras láser, con el añadido de que la calidad es más reducida. Sin embargo, el coste de los consumibles, hoy por hoy, es más elevado.

Cuando hablamos de imprimir etiquetas, es importante tener en cuenta que existen impresoras de etiquetas que funcionan con diferentes tecnologías, siendo las más habituales la impresión térmica directa y la de transferencia térmica. Si quieres conocer las diferencias entre ambas tecnologías, sigue leyendo el siguiente apartado.

Impresión Térmica Directa Vs. Transferencia Térmica

 ¿Qué es la impresión térmica directa?

Las etiquetas térmicas directas se tienen que imprimir en impresoras de térmica directa.

Estas impresoras se caracterizan por hacer una impresión en la que el cabezal de la impresora estará en contacto directo con la etiqueta. Eso es posible debido a que el papel térmico ha sido tratado para conseguir la impresión en el momento en el que reciba calor.

La gran ventaja de la impresión térmica directa es que no requiere de una cinta de tinta Ribbon. Este tipo de impresión se utilizan para entornos en los que las etiquetas no requieren de una gran duración. Si se va a trabajar con este tipo de etiqueta, se recomienda no exponerlas a la luz intensa, a temperaturas elevadas o líquidos o a entornos muy húmedos.

Estas son las ventajas que mejor resumen la impresión térmica directa:

  • Sin consumible: El único consumible que requiere este tipo de impresión es papel térmico para conseguir la impresión. No requiere de otros combustibles como puede ser la cinta de tinta Ribbon.
  • Sin residuos: Otra de las características de esta impresión es que no requiere de ningún tipo de residuo por el entintado.
  • Fáciles de utilizar: Aunque cada impresora puede tener diferentes características, lo cierto es que las impresoras térmicas directas son más fáciles de manejar. No requieren de tantos conocimientos por parte del operario por lo que, aunque nunca las haya utilizado, no tardará mucho en aprender cómo van.
  • Compactas: Otra de las razones para elegir este tipo de impresora es que son muy compactas, y esto es debido a que no requieren de ningún compartimento para poder generar residuos. Pueden ser una buena opción para aquellas oficinas en donde se busque una cierta calidad y donde no se cuente con mucho espacio.

¿Qué es la impresión por transferencia térmica?

Por otra parte, tenemos la impresión por transferencia térmica que, como en el caso anterior, tan solo serán compatibles con etiquetas especiales, que son etiquetas térmicas compatibles con la transferencia térmica.

La impresora permite colocar una cinta de ribbon en el interior para poder lograr la impresión. Estas cintas están impregnadas con ceras y/o resinas (dependerá del tipo de material que se vaya a usar en la impresión).

Una de las principales diferencias de este tipo de impresión con el anterior es la duración de las etiquetas; en este caso, la duración será elevada.

Otra de las características que aluden a las etiquetas que imprimen estas impresoras es que no cuentan con una capa especial, aunque se imprimen con tinta normal. La cinta se calienta en la impresora, y así la impresión necesaria se colocará en el papel.

Aunque pase mucho tiempo, la impresión por transferencia térmica nos asegura que las etiquetas permanecerán legibles y claras durante un período de tiempo muy largo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas impresoras siempre necesitarán de una cinta de ribbon para funcionar.

Estas son las principales ventajas que resumen la impresión por transferencia térmica:

  • Calidad: Este tipo de impresión consigue un gran contraste y una legibilidad muy elevada.
  • Gran velocidad: Otra de las claves de este tipo de impresora es la alta velocidad de impresión que logra.
  • Versatilidad: Se adapta a todo tipo de soportes (como puede ser el papel, superficies porosas y no porosas). También es una buena opción para adaptarse a diferentes sectores.
  • Alta adherencia: También ofrece una larga serie de opciones de catálogo para lograr una adherencia elevada en muchos tipos de soporte.
  • Duración: Aunque las condiciones del entorno sean adversas, la duración de estas etiquetas será muy elevada.
  • Variedad de opciones: Además, podemos encontrar estas etiquetas en una larga serie de colores, cubriendo con las necesidades de la empresa.

Cada entidad tendrá que ser capaz de elegir el método de impresión que más le interese. Por ejemplo, en el caso de que se trabaje con un tipo de producto que tenga una baja rotación de más de 2 años, es recomendable utilizar el método de transferencia térmica.

Vamos a analizar brevemente las características de los diferentes tipos de impresoras de etiquetas:

Impresoras de Recibos/Tickets

Empezamos con las impresoras de recibos y/o tickets. Estás son más específicas, y es que se han diseñado para poder integrarlas en terminales de punto de venta. En base a la calidad de las mismas, y a su resolución, pueden ofrecer un mayor o menor número de funciones (Puede que no solo impriman en color, sino también en blanco y negro, algunas permiten personalizar recibos, logotipo, agregar mensajes variados, etc.

 Impresoras de etiquetas RFID

Estas impresoras utilizan una tecnología pionera en el mercado. Con la tecnología RFID nos  permite localizar cualquier tipo de producto en la cadena de suministro, de una manera rápida y transparente. En estas etiquetas se pueden grabar información variable  para conocer algunos datos importantes sobre el producto, como el tiempo que ha sido almacenado, el lote, la orden de producción, la fecha de caducidad, etc. Estas impresoras, a demás de imprimir en térmico directo o en transferencia térmica también tienen la opción de grabar sobre el chip que está en el inlay ya sea en la frecuencia UHF o HF debido a su importante uso en la cadena de suministro cada día tiene más presencia.

 Impresoras de etiquetas profesional

Las impresoras de etiquetas profesional pueden imprimir etiquetas de diferentes tamaños (desde aquellas que son pequeñas y que pueden contener la numeración del IMEI de un móvil hasta etiquetas de enormes contenedores). Son máquinas que cuentan con procesadores muy rápidos y con más memoria; por ello, tienen capacidad para hacer diseños más complejos con los que el resto de tipos de impresoras no se atreverían.

 Impresoras de etiquetas Print&apply  o en línea.

Estas impresoras de etiquetas, tal y como su nombre indica, se caracterizan por imprimir en la propia línea de producción. En el mismo proceso se hace la impresión de la etiqueta en térmico directo, termo transferencia y/o RFID y se aplica sobre el producto. No interviene el operario para la aplicación de la etiqueta sobre el producto a etiquetar. Están pesadas para trabajar 24 horas x7 días. Este tipo de impresoras de etiquetas están diseñadas para imprimir altos volúmenes pero con formatos iguales.  Podemos cambiar los textos, variables, información en general dentro de la etiqueta pero siempre sobre el mismo tamaño  de etiqueta o al menos es lo que se recomienda para su máxima rentabilidad. Los cambios de etiquetas y cintas de ribbon serán lo más prolongados posibles para no parar la línea de producción, de ahí que siempre se les suelen tener gran capacidad a los consumibles. Llegando a soportar cintas de ribbon de 1100 metros y diámetro de bobinas de etiqueta de 300mm

Su principal característica es que ofrecen un coste de mantenimiento ajustado y también contribuye a reducir costes por etiqueta impresa.

Impresoras de etiquetas industrial

Es aquel tipo de impresora que está diseñado para que estén trabajando en todo momento, las 24 horas del día. Para lograr un rendimiento tan elevado, estas máquinas se presentan con una construcción robusta que le permiten aguantar en hasta las condiciones más delicadas. Procesan grandes volúmenes de trabajo, siendo capaces de obtener velocidades de entre 203 y 300pp, aunque algunas cuentan con cabezales de 600ppp.

 Impresoras de etiquetas de sobremesa

Son aquellas impresoras que se adaptan a espacios limitados a presupuestos algo ajustados. Tienen un diseño compacto para que puedas integrarlas en donde necesites, como puede ser en un escritorio, en un mostrador, en puntos de venta, etc. Se recomiendan para cuando se tiene que trabajar con etiquetas que tengan un tamaño de más de 1,5’’ x 0,5’’.

Ahora ya conoces las mejores impresoras de etiquetas del mercado, además de tener algunos consejos que te ayudarán a tener claro su funcionamiento, a conocer los diferentes métodos de impresión, así como algunas particularidades muy interesantes.

Si en tu negocio tienes que imprimir etiquetas, comprar una impresora de etiquetas es una buena opción.